martes, 7 de agosto de 2012

Todos los días paso por un hogar de niños - cuando voy y vuelvo a mi casa-. Varias veces he ido a dejar cosas, y en más de una ocasión he vista a alguno de ellos . Aunque "no quiero y no debo", los miro con mucha pena, intentando leer sus ojos para poder entender lo que piensan, como se sienten y que esperan de esa vida que les tocó.
Son niños sin padres, sin familia o que fueron abandonados por ellas. Yo en su lugar me sentiría miserable y no esperaría nada de la vida, aunque espero que ellos no sientan eso.
Ayer cuando pasaba, vi salir su furgón que los llevaba al cole. Los miré detenidamente a todos y ellos a mi; y por un rato me sentí parte de ellos. Pucha que tiene que ser difícil estar en sus zapatos!!!!
Pero, aunque uno tiene familia presente, muchas veces no son lo que esperabas.
No es precisamente no agradecer tu vida, pero faltarían páginas para contar todo y lo dura que me ha hecho ser "mi vida". Todo lo que se esperas, no te lo dieron como debía ser. No me refiero a lo material!, sino a lo más importante; la solidez, lo que te forma para ser mejor. - Una niñez normal y estupenda -, grata, en donde piensas y siente como niño. Con esa fantasía que no te hace pensar en los problemas de los adultos o lo que te espera más adelante. eso me falto! y creo que más.
 Entonces cuando creces no te das cuenta y como yeta vas por la vida enganchando a tu paso más de eso, hasta hoy.
Por eso cuando nos miramos -auto/furgón-, me di cuenta que hay días en que me siente sola, muy sola. Como esos niños... así lo he sentido en estas últimas semanas o quizá siempre y solo he tenidos días, horas o uno que otros mes de compañía ... Realmente no sE.
Pero hoy, ayer, antes de ayer y hace una semana me siento sola.
Sola, con muchos a mi lado.



1 comentario:

¤Jû€nðy dijo...

Aniemos! recuerda todo eso q no te gustó, para q a tus hijos les des lo mejor, todo eso q siempre quisiste =)