viernes, 14 de agosto de 2015

La quinta pata del corazón

Porqué sentirse mal por algo que no hice? No lo sé, pero es así.
Quizá me puse en su lugar y posiblemente, también me ha pasado, y es simple,somos unos “míseros románticos”. De los que quedan pocos.
Pero hay que entender algo y con esto sito un mensaje que vi en face publicado por una amiga que estaba muy molesta:  “El ser amable no significa que te estoy coquetiando … solo estoy siendo AMABLE”.
Y ese es el problema de algunos hombres. Uno les sonríe y entre los amigos dicen: “Cachai, ese huevito quiere sal” (del chilensis pupularis. Dícese de una mujer que quiere conquistar a un hombre). Pero esto no siempre es así, para que lo tengan claro. Es lindo sentirse querida y más yo que me ilusionaba fácilmente – aunque, ya no- (no sé si es bueno o malo, pero mi cerebro últimamente está por sobre todo).
Además hay que recordar que las mujeres también nos gusta tener amigos. Y ustedes deben agradecer cuando una mujer valora y respetar a su género masculino. Estamos!

Y con esto paso al tema: AMOR.

Cuando uno no encuentra el amor por años, me quedó claro hace algún tiempo, que es simplemente porque lo "sobrevaloramos".
El amor no es lo que queremos. Si!, suena ilógico, pero es así.
Es absolutamente imperfecto. Las parejas se enojan, se dicen cosas que no piensas verdaderamente, envejecen y se ponen físicamente distintos a lo que eran. Y por otro lado nosotras tendemos a quejarnos por sobre todo. No sé porqué? (culpemos a las pobres hormonas).
Pero, si amas realmente a tu pareja, en unos días se te olvida todo y le bajas el perfil a lo sucedido.
Eso es y no hay más. La quinta pata del corazón no existe, es simplemente un mito.
 Y para mi desgracia y la de todos los románticos eso de: correr por la playa, bailar sobre las nubes y que al besarse vez salir fuegos artificiales es MEN-TI-RA!. Eso dejémoselo a las películas de los 80 (que me matan!)
Cuando se busca un amor es simple. No es el más bello y tiene miles de defectos, pero no se, tiene algo que me impide olvidarlo. Es solo eso y nada más. A veces sin conocerlo te despiertas, lo recuerdas y sonries. Aunque muchas veces te den ganas de acriminarte con dicho ser.
Y al buscarlo hay que dejar en coma por un instante al romántico que tenemos dentro, solo así podrás  verlo, porque hay ocasiones que nosotros mismos somos quienes no dejamos que llegue.
...Así de simple!

Pd: Estoy muy feliz de tener un hombre a quien le intereso sin conocerme.
Es obvio que me “sobrevalora” por su condición de Shakespeare. Pero soy: muy simple, enojona, una niña chica – y me gusta! – Pero absolutamente normal.
Y a quien diga amarme, tendré que creerle, porque solo se está conmigo quien me ama en cuerpo y alma.
Y mil y unas gracias por hacerme sentir especial.

No hay comentarios: