sábado, 24 de octubre de 2015

Cuando pequeña los fines de semana podían resultar infernales. Mejor dejémoslos en angustiantes.
Cuando tenía pruebas mi madre me colocaba a estudiar full. Angustiándome de sobre manera la situación, porque luego me interrogaba para saber si lo había hecho. Que pesadilla!!!
Pasaba el día pensando y deseando que llegara la noche. Sería mi momento y me liberaría del suplicio.

2015 una semana que para mí no resulto muy buena, porque pequeños detalle en cada uno de los 5 días me trajeron angustia; cerrando con broche de oro ayer a las 8 de la noche. Bravo!!!

Lo único que deseaba era que terminara ya “EL día” de 5 días. UF, y llegó … me acosté y sentí el mismo placer de niña: mi cama, mi refugio, mi imperio … solo yo y mi tiempo … y me dormí.


1 comentario:

Francisco Cabezas dijo...

todos tenemos esas semanas, esos días etc...o ese año q mejor se hubiese enterrado y quemado vivo a que tuviese la decencia de pasar por nuestras vidas....yo tengo buenos recuerdos de mi niñez aunque también hay momentos malos....para mí porque debo reconocer que exagero las cosas....lo llevo en el adn ajjajajaj pero quien no le gusta escuchar una buena historia????


saludos mujer, ánimo y más ánimo yo acabo de tener esos días que tu dices....q prefiero ni salir de cama, puros problemas y dramas de mierda...y ni siquiera los busco yo, que es lo peor....bueno así es la vida...