viernes, 27 de noviembre de 2015

Un paso delante

El subconsiente comienza analizando antes de darnos cuenta. Y sin pensar vio un post en Facebook, que le recordó una conversación dominguera. Esa clásica pregunta mamona en que caen las mujeres – y pocos hombres -, especialmente cuando el personaje involucrado gusta mucho.
Y así solo luego de unos minutos entra el consiente y se posiciona en la “parada” que está entrando. Como está comportándose, pensando y sintiendo. Y que espera en su presente.
Quizá en un momento no importó, porque ya estaban establecidas las reglas. Pero no se cuenta que entra un tercero al juego: “los sentimientos”. Esos que para uno puede ser más importante que para el otro.  Y que te obligan a cambiar la posición y exigir lo inexigible.
Y al razonar los 3 involucrados de tu YO INTERNO, llegan a la conclusión de que cuando se culpa a tu par, estas errando, porque es realmente a tu ser al que debes cuestionar y con quien enfurecerte. Porque es solo tu ser, quien te sabotea y te miente.
Entonces la mejor reacción es congelar tu corazón. Por lo menos una vez a la semana, para que entre en escena el cerebro y aterrice tu relación. Así te hará razonar que eres tú y nadie más quien:
Acepta lo ofrecido por el otro y haces cosas para estar……Sí!, que feo caer en eso.
Ahora si pasamos al otro, posiblemente el involucrado lo sabe. Lo que lo lleva a tomar ventaja y aprovecharse de la situación. O siendo honesta y dándole credibilidad a su sinceridad, solo sigue las reglas y cree que ambos están en “la misma pará”.
Ahora no olvidemos a esa "minimí mujer" que esta dentro de toda chica. Esa que no piensa generalmente, sino actúa instintivamente y con deseos de no perder lo que ya tiene y que gusta. Llevándote en ocasiones por ejemplo a tomar una actitud de chica atrevida en esos momentos íntimos, no siendo siempre lo que deseas como mujer. ¿Por qué no eres realmente esa malvada y atrevida que va a la pelea?
Nop!, no creo. Porque aunque lo ocultes eres romántica.  Y aun cuando te moleste que "sub" te lo diga y no le quieras dar la razón. Es así.
Pero no estas perdida porque en algún momento llegará la unión esperada. Ese instante cuando tu cerebro y corazón se fusionan y te dicen: eres tierna, aunque te avergüences y una niña chica en un cuerpo de grande, que disfruta de hacer tonteras. Y no una amazona… al menos no tú.
Pero como es ese dicho…”La culpa no es del chancho, sino del que le da el afrecho”, no indiques con el dedo, ya que lo que se haga o aceptes que te hagan, es tu decisión.
Si decides algo tiene que ser porque tu lo quieres realmente y no para hacer sentir feliz o bien al otro… No hay que aceptar cosas de las que luego no se quiera ser parte o solo para hacerse la guay!

Y llegando al fin, con los pies en la tierra yo digo: Oh! Soy una iluminada. Como un simple post me hizo ver la luz.
Con timbre y sello de agua atestiguo ante notario que hoy un viernes del año 2015, el sexo conmigo no va si no entra el amor a escena.

Hoy, mañana y pasado quiero hacer el amor. Dulce, tierno. Con besos apasionados y dormir abrazados.
 … y si las reglas no lo permiten
… y si no se puede
… y si…vuelvo hacer virgen

…Se acabó! 

jueves, 5 de noviembre de 2015

... y en un mundo paralelo,

 muy paralelo ...

Estaba en un local haciendo o quien sabe que esperado.
Todo era muy claro. Había mucha luz, de un blanco agradable a la vista. Mientras él en el mostrador hablando con el tendedero de espalda a mí. Vestía zapatos negros, jeans muy azules y ajustados – pero no al máximo como se usan hoy - un poleron blanco a la cintura, ancho.
Lo miré lentamente de abajo hacia arriba y me detuve en su rabo. No cabe duda que lo conocía, porque nadie lo tiene como él. Pero, era él realmente?! Seguí subiendo mi mirada hasta llegar a su cabeza. Era su pelo negro, voluptuoso y con ondas. Y antes de responderme que era él, se volteó y me sonrió, y volvió a conversar con quien lo estaba atendiendo.
Estábamos juntos y andábamos en algo. Con nosotros había un niño pequeño algo extraño. Era enfermo y lo habían salvado colocándoles algunos implantes en su cuerpo. Lo queríamos mucho y era muy inteligente… se veía demasiado inteligente para su edad. Luego salimos y me tomo de la mano y sentí esa asquerosa sensación de seguridad que tenía cuando estaba con él. 
Me llevó a un mirador, me abrazó y beso. Lo malo de esa escena es que me gustó demasiado y no quería que parara, y yo continué con los besos. Uno, otro y otro.
De ahí nos fuimos y llegamos a casa. En ella había tres niños más. Un niño y una niña que eran casi de la misma edad. Me pareció que eran mellizos, más una pequeñita muy inquieta.
Yo solo observaba. Estaba muy sorprendida para decir algo, mientras él me miraba y sonreía, organizando algo con los niños. Se supone que los 4 pequeños eran nuestros!!
Al pequeño que andaba con nosotros, le recordaba que solo él podía salvarlos y que no lo olvidara. Y los niños que eran de la misma edad, tenían que hacer otra cosa. Algo pasaba o iba a pasar y nosotros teníamos que detenerlo … Muy Raro??!!, Yo seguía mirando sin interferir en nada. Tampoco sabía que hacer o decir. Mientras Él solo me miraba. Luego tomo mi mano y no la soltó más. Y sin decirme nada, sentí que me dijo: ”Tranquila, yo cuidare de ti”, no te soltaré! (eso siempre ocurría entre nosotros – hablar sin decirnos nada).
Mierda!!!!, que sensación más extraordinaria … y que miedo volver a sentirla, porque se extraña descansar en su seguridad.

PD: dejo en claro que ante lo hechos contados y soñados no fumé nada (><) …solo fue un sueño … paralelo, del cual me habría quedado para saber en que finaliza.