miércoles, 30 de diciembre de 2015

Tratando de subir un peldaño

Despierto, no esta claro, pero ya tiene que ser hora de levantarse. Y el reloj me dice que son las 4:33 A.M.
Con la mirada en el celular llega puaf! el recuerdo de mi Nené. Será que está recordándome que no la fui a ver? Lo sé, pero ella sabe muy bien que todos los días está en mis recuerdos. Ella e increíblemente Custo, mi no abuelo. Era raro pero simpático. Y ella lo quería así.
Mi abue es lo más lindo que me ha pasado, lo más entretenido y diferente. Parte de mis inspiradoras ideas de vida es por ella. Solo me gustaría tener ese relax interno que no he visto en ninguna mujer, solo en ella. Y lo poco apegada a las cosas materiales. Que yo también lo cultivo. Cuesta, pero se puede lograr.
Recuerdo lo mucho que sufrí a principio de año cuando me entraron a robar y se llevaron parte de sus recuerdos. Tenía tanto "enojo". Entonces luego de un tiempo me di cuenta que no importaba, porque nadie me quitaría lo más importante que tengo de ella. Sus recuerdos y ese amor tan profundo.
Ella y su peculiar demostración de amor. Ese de pareja que no se confesaba mucho, pero era una apasionada y del gusto de los hombres. Habrá tenido anclas para mantenerse en esta vida? Estoy segura de que era así.
Como yo y mi ancla de 11.000 km, que pasó a mejor vida. Luego de preguntarme si estaba aquí o allá, descubrí por él mismo, que estaba aquí, como yo creía. Pero a esa altura me percaté que me daba exactamente lo mismo, porque sin pensar llego 4 horas a entretener el aire. Cosa rara que de ancla no tiene mucho, pero peor es nada (yo me entiendo).
Y de amor en este año y cosas locas, descubrí que existía alguien peor que yo en cuestión de ilusiones de amor. Y si bien le pude haber dicho muchas cosas luego de su abrupta entrada en escena, no dije nada, porque no quería que todo comenzara nuevamente. No entendió las cosas, lo que me hizo enojar.
Yo y el amor. Del poco este año, y casi nada en cosas nuevas de vida. Quise hacer mucho, pero no hice mayor esfuerzo por nada.
Y ya a estas alturas que acaba el año no siento esa ansiedad de antes, lo que es bueno, ya que las celebraciones de fin de año me estresaban mucho. Buscaba todo lo que me pudiera ayudar a comenzar un buen año. Ahora en estado positivo dejo que la vida pase y tomo lo mejor de ella...solo si alcanzo y no me pilla volando bajo.
Tampoco me proyecto mucho, ya que aprendí que no se saca nada. No sabemos lo que pueda pasar y solo vivo. Mi subconsiente controlador le gustaría que fuese mejor, pero es lo que es y hoy no hago mayor esfuerzo por cambiar las cosas.
Y solo terminaré haciendo mención al siguiente texto que lo tendré como mantra de vida:
No guardes rencores, guarda recuerdos...
No llores recuerdos tristes, recuerda las alegrías...
No vivas del pasado, aprovecha el ahora...
Prepara el mañana, tú puedes y debes hacerlo...
Escoge el bello rol de tu vida, olvida lo que ya pasó,
que al fin y al cabo no retornará más...
Haz la dieta de la alegría:
"Una sonrisa cada mañana y un agradecimiento al final de cada día"


Uff!!! hay que lograrlo  

viernes, 18 de diciembre de 2015

Algunos días hay que creer en el amor

Hoy desperté enamorada.
 Enamorada como cuando eres niña y ves un rayo de luz con brillantes colores.
Ese amor que hace que tu corazón lata con un ritmo equilibrado y tu pecho sienta un alivio que no se puede explicar… pero es hermoso.
Quieres correr y no sabes porque. Solo vuelas y recuerdas sus ojos que al mirar brillan conteniendo su alma. Y su inusual arqueo, como si fueran un par de sonrisas. 
Tampoco puedes dejar de mirar su pelo claro, que tiene su propio ritmo.
Se ve calmo. Con una postura sencilla, casi como un niño irradiando ternura… guau!… esa ternura que mata y te hace desearlo en forma especial y romántica.

Cuando lo miro sin tocarlo, siento que me está mirando solo a mí. 
Siento que me está esperando, siento que me está leyendo…y deseo que este reaccionando como lo hago yo