viernes, 4 de marzo de 2016

mALDITA fELICIDAD

La felicidad me da miedo y por eso la aportillo.
Me proyecto junto a ella antes "de", y al ver los pro y  contra prefiero quedarme quieta, que no me vea para que pase de largo.
Y en una de esas si decide quedarse, generalmente suele sucede algo. Todo esto basado en alguna teoría "según yo" sustentable y con fundamentos que arruina todo. Lo que me lleva a compararme con los felinos. Sí!, soy como los gatos que dicen que le temen al agua, porque sus ancestros no vivían cerca de ella.Y yo no viví nunca cerca de la felicidad, entonces cuando está me asusta rotundamente.
He creído por mucho tiempo que la vida se ensaño conmigo, y posiblemente lo fue cuando era pequeña y no podía controlar las situaciones que me rodeaban, pero cuando se es adulta no debe ser así, porque es uno quien da los malos pasos en forma consiente o inconsiente -y torpe-, como es mi caso.


Maldita tonta!, no te asuste de lo que tanto deseas. No hay que hacer dieta con la felicidad. Todo lo contrario mientras más mórbida  sea, el placer te acompañará!

No hay comentarios: