jueves, 5 de enero de 2017

Clan

Tenía ganas de hablar, decir lo que siento y caer en mi cursilería, que por esas cosas al día de hoy practicamente la he sacado de mi bocavulario, por los "portazos" recibidos al usarla. Pero estando ahí sabía lo que me diría, cortándome  toda inspiración del monólogo, por tanto desistí.
Entonces mejor dejé las palabras para mí, dedicándome cada pensamiento y sensación del día.
Con todo lo que estoy viviendo y lo que queda por pasar, me ha llevado a pensar, y a ratos desilusionarme de tantas cosas que me ha tocado. Pero eso mismo, también; me hace valorar lo que tengo y lo que me entregan y regalan a diario: palabras, besos, abrazos, sonrisas, miradas. Independiente de lo mucho o poco que pueda parecer.
Lo importante es que día a día visualicemos y nos concentremos en lo que queremos lograr con quienes nos rodean. Esos seres que nosotros elegimos, y no aquellos que nos dio la sangre.
Esos "nosotros", Un pequeño grupo de 3 que en más de una ocasión somos algo disperso, pero que poco a poco siento que va madurando para formar un buscado trío de ases.
Si bien es cierto, somos de clanes absolutamente distintos. Con valores, principios y forma de ser totalmente contrarias. Tratando –por lo menos yo- de tener nuestras propias ideas y formas de ser, respetándonos y formando nuevas tradiciones que acomoden a todos.
Que a veces molestan cosas por ambos lados -es cierto-, pero hay muchas otras destacables que vale la pena valorar y seguir manteniendo.


No se puede dejar de querer y respetar las raíces, pero hay que cultivar lo nuevo que se tiene. Porque también pesa y vale.

No hay comentarios: