sábado, 17 de junio de 2017

BANG!!

Hoy desperté distinta. O al menos eso espero.
Abrí lo ojos y comencé a ver el mundo como es.
No sé que fue, pero algo paso en el trascurso de la noche. ¿Habrá sido ese sueño que no entendí?, o simplemente me di cuenta que lo que “tanto quería” esta por pasar. Pero me surgen dudas. No se si ahora realmente lo quiero, o nunca lo quise.
Lo voy a “dejarME” en claro, que no quiero luchar más por las cosas de alguien, no pensar en nadie, ni vivir vidas de nadie. 
Pensando en esto viene a la cabeza mi abuela y  la vida que ella tuvo. Muy difícil, pero estoy segura que lo entendió mejor que yo, y antes. 
Si su entorno la consideraba fría, era por eso. Ella lo entendió antes y eso es bueno. Yo lo entendí ahora, y eso me altera. Y te vez obligada a comenzar a enumerar y priorizar. Pensar en tus objetivos: que quieres y si estás bien donde giras.
También entiendes porque se madura- y no es por sumar años- y porque debes hacerlo.
Y tu cabeza sin tu consentimiento dice: “Es hora de madurar”. Es momento de borrar cualquier AP que tenga, ilusiones tontas y deseos que no van a pasar.
Mientras tu te dices: Llego la hora de liquidar al niño interno. Es justo y necesario.  




domingo, 11 de junio de 2017

Soy débil

Hoy termine el día con un peso en mi pecho, a pasar de lo bien que estuvo. Sí, lo se; suena paradójico, pero es la realidad.
Reafirmo, definitivamente fue un buen finde. Como los de antes, donde no había preocupación más que los que me corresponden.
Pero se acabó y mañana es lunes, lo que me hace recordar que tengo que volver a mi pequeño mundo. Todos tenemos uno y es donde más pasamos. Para los adultos el trabajo.
Es ahí donde yo me siento atrapada, a veces torturada por el gentío y enojada con todo, especialmente conmigo.
Intento buscar a diario cosas buenas, pero siempre encuentro algo mejor en mi verdadero mundo.
Amo mi cama, la comida caliente y sus besos que son acompañados de un grato aroma. Amo mi paz y no sentir angustia o miedo. Y es con lo que últimamente estoy acompañada en mi día.
No quiero volver más allá, lo que me lleva a pensar en lo que él puede sentir y sus posibles miedos. Y es solo ahora que lo entiendo más que nunca.
Como me gustaría habla con él de esto y ayudarlo si lo necesita y también que el me ayude, pero no puedo...no se puede. Estamos en conexiones diferentes.