domingo, 11 de junio de 2017

Soy débil

Hoy termine el día con un peso en mi pecho, a pasar de lo bien que estuvo. Sí, lo se; suena paradójico, pero es la realidad.
Reafirmo, definitivamente fue un buen finde. Como los de antes, donde no había preocupación más que los que me corresponden.
Pero se acabó y mañana es lunes, lo que me hace recordar que tengo que volver a mi pequeño mundo. Todos tenemos uno y es donde más pasamos. Para los adultos el trabajo.
Es ahí donde yo me siento atrapada, a veces torturada por el gentío y enojada con todo, especialmente conmigo.
Intento buscar a diario cosas buenas, pero siempre encuentro algo mejor en mi verdadero mundo.
Amo mi cama, la comida caliente y sus besos que son acompañados de un grato aroma. Amo mi paz y no sentir angustia o miedo. Y es con lo que últimamente estoy acompañada en mi día.
No quiero volver más allá, lo que me lleva a pensar en lo que él puede sentir y sus posibles miedos. Y es solo ahora que lo entiendo más que nunca.
Como me gustaría habla con él de esto y ayudarlo si lo necesita y también que el me ayude, pero no puedo...no se puede. Estamos en conexiones diferentes.


No hay comentarios: