lunes, 21 de agosto de 2017

Pensamientos de lunes que te hacen una mierda

Me siento absolutamente patética.
A estas alturas de mi vida despertar como despierto, no tiene sentido. Tengo claro como es la vida y lo bueno y malo que hay en ella. Teniendo absolutamente presente que las cosas malas tiene un porcentaje más elevado en toda vida, y aun así hay que saber vivir bien el día a día y aceptarlo a regañadientes.
Solo los adolescentes no tiene claro esto -fui uno de ellos-  y se cree que algún día se acabará, pero cuando ya pasan los años te das cuenta que es una mierda que debes aceptar y aprendes a tapar tu perra vida con: cosas, situaciones, orgasmos, ropa, besos y seres de luz (que estoy diciendo , bueno solo yo me entiendo).
Lo claro que tengo y me inquieta es que a "sabienda" como va a ser mi despertar, abro los ojos esperando "un que se yo", para un nuevo día. Sin embargo la angustia fulminante se apodera de mi y hace que no quiera nada. Pero muy digna estoy nuevamente colocando mi sonrisa en el rostro.
El único consuelo que me queda, es que con el paso de las horas tiende apaciguar y se esconde tímidamente al llegar a mi pega por: conversaciones gratas, gente alegre, seres que viven el día a día, y personas que posiblemente están peor que yo. Lo que te genera un alivio estúpido.


Pero hoy en definitiva estoy molesta. Quiero correr, encontrar no se que milagro y que se acabe este ahogo que me mata.

lunes, 14 de agosto de 2017

"Clorificando" mi alma

Se puede despertar angustiada solo por el hecho de soñar y mezclarlo con la vida diaria?! Sueño y el día a día, haciendo "The real life" -que soso suena eso-, porque siempre tengo que ser tan films para tratar de entender todo.
Pero bueno aquí voy. Mentalmente hice una lista muy rápida de que me gusta. Y por cierto tengo que dar las gracias a mi subconsciente de mierda, de que me haya iluminado. Se anoto un punto. Al fin!!!
Primero que todos, tengo que dejar de hablar sin filtro y no decirlo todo, porque te hace vulnerable.
Segundo, no matarme analizando y tratando de lograr cosas que no van a pasar nunca. Más aun cuando eso involucre a otra persona y su voluntad de hacer algo.
Y por ultimo, buscar hacer todo aquello que te apasiona y dejar de quejarse con sigo misma.
Tengo claro que luche, tengo claro que ya me he quejado suficiente, tengo claro que no se puede conseguir todo -especialmente cuando no depende de ti-  y también tengo claro que el goce de tu alma es lo mejor que te puede pasar.
Como dicen por ahí?!, "El hoy existe, el mañana para algunos no llega nunca". Y cuando eso me pase no quiero estar quejándome de que dejé de hacer algo absolutamente placentero por: una estupidez, miedo, queja o por estar trapeando pisos.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Término de la triatlon

A fines del año pasado inicié mi negocio. Voy lento, pero seguro; y con muchas ganas de que se mantenga con vida. Lo importante de él, es que no se transforme en mi prioridad, sino en un medio para obtener mis objetivos personales.
Siento que estoy contra el tiempo y he perdido muchos segundos en estupideces que me tenían segada. Los años se pasaron volando y van a seguir. Por eso es tiempo de salir de la era del hielo, y con la llegada del sol esperar que mi lista de metas mentales vayan tomando forma y no se queden en fotos descargadas en una carpeta de: "Me gustaría conocer"
En tiempos pasados lo único que quería era tener mi casa. Ya no más arriendo o alojada por ahí, sino un pedazo de tierra con mi nombre. Eso era específicamente en nombre de mi abue. Sentir que ella lo había logrado. Pero desistí. Mi cabeza concluyó que todo se queda aquí, incluso el gran esfuerzo que hiciste para conseguirlo y es probable que ni siquiera llegue a sentir la satisfacción que espero.
Entonces borré todo de raíz y comencé nuevamente. Decidí guiar mis objetivos para aquello que me deje un gustito rico: "Mi gustito"



PD:  dos puntos en el texto y ya mi cabeza estaba instalada pensando en: lugares, personas, olores, climas distintos; que me van a dejar miles de sensaciones que perduran por siempre. Y de una u otra forma olvidar todo aquello que contamina mi ser.